Los insospechados beneficios de la dieta mediterránea

 

¿Sabías que la dieta mediterránea fue declarada patrimonio inmaterial de la humanidad? El 16 de noviembre de 2010, recibió este nombramiento durante la quinta reunión del Comité Intergubernamental de la Unesco. ¿La razón? La dieta mediterránea comprende un conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos.

¿Cómo seguirla? En resumen, reduce el consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas.

Aquí, algunas ventajas de seguir la dieta mediterránea:

 

Combate la obesidad

La dieta consigue disminuir en 6,3 puntos la prevalencia del sobrepeso.

 

Reduce la diabetes

Esta dieta es rica en frutas, verduras y productos de temporada. Esto hace que sea buena para reducir la diabetes. 

 

Contra ciertas enfermedades cardiovasculares

El consumo de pescado, como mínimo una o dos veces a la semana protege frente a las enfermedades del corazón.

 

Buena para la memoria

Los alimentos que potencian la memoria y que forman parte de la dieta mediterránea son: frutos secos, que tienen ácidos grasos poliinsaturados del tipo omega 3 y del pescado azul que, además del omega 3, tiene muchas vitaminas y minerales.